jueves, febrero 28, 2013

Tristeza, ya te echaba de menos.

Dónde quedará la vida cuando comprendamos 
que los recuerdos no pueden recrearse.