lunes, abril 18, 2011

New born.

Con la piel en carne viva y lágrimas en la cara, así saludaba al sol todas las mañanas. No sabía que se podía llegar a sentir tal tristeza a causa de otra persona, le decía. Éste, ni se inmutaba...

Ahora era todo diferente, el corazón que tenía ya se había curado. Aunque seguía abierto, pero a la vez cerrado por todo ese dolor, odio e ira que había acumulado. Digamos, que estaba cicatrizando de tal forma que dejaba derramar sangre por cada lado...


El tiempo pasa demasiado deprisa.

2 comentarios:

  1. Qué lugar más lindo.
    Y el texto también, claro.

    ResponderEliminar
  2. Por lo menos cicatriza,
    que ya es un gran paso :)

    ResponderEliminar